http://www.diamondbuilding.es/images/uploads/te-conviertes-en-miedo.jpg

Cuando te conviertes en el miedo del que huyes

Huir de lo que temes, te convierte en ello… te convierte en el propio miedo.


   

27 Abril | Por Pepe Cabello

Tags: Coaching | Inteligencia Emocional |

¿Te ha pasado alguna vez que no puedes huir de lo que temes? Es más, el problema es que acabas convirtiéndote en aquello que temes.

Me contaba una buena amiga, que el año pasado hizo desde Cabrera de Mar el Camino de Santiago. Lo realizó durante mas de un mes y evidentemente su experiencia fue espectacular. Cuando acabó hablé con ella en varias ocasiones de sus diferentes experiencias. Recuerdo una de ellas… fue impresionante.

Un día, al filo del medio día, paró con una familia a comer algo que le invitaron. Durante el transcurso de ese tiempo, pasó un señor por ahí cerca con el mismo propósito de llegar a Santiago y culminar su proceso del camino. El hombre, desde lejos parecía desconfiado e inseguro. El hecho de pasar cerca de ellos parecía aterrorizarle; al verse obligado a acercarse por seguir el propio sendero, su cuerpo se encogió y su mirada parecía perdida en el infinito, sin perder de reojo a mi amiga y esa familia que disfrutaban de un deseado bocado. El resultado final, es que tras darle al tipo un grito para alertarle de la presencia, que parecía haber pasado desapercibida, con la única intención de que parase con ellos y recobrara fuerzas, para el asombro de mi amiga, el señor salió corriendo huyendo.

“Huir de lo que temes, te convierte en ello… te convierte en el propio miedo.” Tuitea esto

En realidad, convirtió lo que podría haber sido un momento extraordinario en un miedo que le hizo huir, y es que las personas tendemos a contarnos historias muy deformadas de la realidad. A veces, he visto personas elegir ganar el cien por cien de una miseria, antes que el veinte por ciento de miles. Si lo se… es absurdo, pero es que las personas hacemos absurdeces cuando se trata de querer tener razón o de hacerlo caso al ego.

A veces huimos de lo que somos…

Recuerdo otra experiencia de una chica que le invitaron a participar de un proyecto enorme. Inversores y estrategas diseñaron lo que parecía un plan espectacular de negocio, al que invitaron a participar, no solo a esta chica, sino a mas personas. Algunos se sumaron a la expedición empresarial con su ego en control y sabiendo que lo importante era trabajar, ganar dinero y ejecutar lo que llamaron una “misión social transformadora”. Hoy en día, cuando les visito, les veo disfrutar y hacer lo que mas aman… están entusiasmados y creciendo considerablemente.

vencer-al-miedo

Sin embargo, hubo quien no se sumó, entre ellas esta chica, que hoy sigue vendiendo migajas que otros van dejando y a pesar de sus fantasías mentales, no ha podido realizar ni un primer nivel de lo que ella creía que era un sueño. La agonía de querer todo el pastel para ella, la dejó siendo la representante de otros, que no tenían quien les prestara atención por esa zona. En definitiva, se alejó mucho de lo que decía que deseaba y convirtió su actividad justo en aquello de lo que huía.

Y es que las personas no podemos huir de lo que tememos, porque a veces huimos de lo que somos… y por mucho que corras, es como tu propia sombra, no te dejará en paz jamás. Irá contigo allá donde vayas. Puedes mirar para otro lado un rato y creer que ahora esa sombra desapareció, pero sigue ahí, detrás de ti… Incluso puedes creer que por fin desapareció, porque un día está nublado, pero a poco que salga el sol, tu sombra volverá a aparecer como por arte de magia… pero no es magia… eres tu.

No puedes escaparte de lo que eres y aunque no te guste, huirás de la desconfianza si eres desconfiado, como el señor del Camino de Santiago; o huirás de un proyecto porque lo quieres todo para ti, pero terminarás viviendo de las migajas, porque la envidia no puede llevarte lejos, es un mal socio de camino. O terminarás enfermo, si de lo que huyes es de una enfermedad. Las personas vivimos en constantes imágenes mentales que nos enfocan y dirigen nuestra vida. Si pasas la vida queriendo alejarte de una enfermedad, al final te alcanzará… no tienes por donde huir, si tu foco es ese.

vencer-al-miedo

Lee Jun-Fan, más conocido en el mundo occidental como Bruce Lee, pasó su vida huyendo de lo que el llamaba “sus fantasmas”, demonios que parecían hacerle entrenar hasta extremos que terminaron costándole la vida a los treinta y tres años de edad.

“Huir de lo que temes, te convierte en ello… te convierte en el propio miedo.” Tuitea esto

Huir de algo que detestas, te termina convirtiendo en eso mismo. Huir de lo que eres, sin estar dispuesto a ganarle a tu ego o a dejar de ser lo que eres y a entrenar otra manera de ser, no te garantiza vivir la vida que deseas, pero si te garantiza vivir en el lugar del que quieres escapar.

Si quieres vivir en tus sueños, lo primero que has de hacer es abandonar tu vieja manera de ser y experimentar una transformación a la que muchos, como mi amiga, nunca estarán dispuestos… es mejor tener razón que resultados… aunque tener razón te esté matando.