" /> title="Que lo que ames, sea más fuerte que lo que temes - Diamond Building" title="Tu cerebro quiere certezas - Diamond Building" title="Odom, el juguete roto de amor - Diamond Building" title="La estrella infeliz - Diamond Building" title="Si la formación es cara, prueba con la ignorancia - Diamond Building" title="¿Relaciones tubo o relaciones embudo? - Diamond Building" title="Un extraño frente a tí - Diamond Building" title="Cada problema tiene un problema - Diamond Building" title="¿Soy lo que pienso? - Diamond Building" title="Reglas escleróticas - Diamond Building" }
http://www.diamondbuilding.es/images/uploads/asertividad-comunicacion.jpg

¿Qué es la asertividad?

¿Cuándo fue la última vez que dijiste no, sin sentirte culpable?


12 Septiembre | Por Pepe Cabello

Tags : Coaching | Comunicacion | Inteligencia Emocional |

Ser asertivo consiste en expresar los sentimientos, actitudes, deseos y opiniones personales, dándoles valor y defendiendo nuestros derechos, haciendo respetar nuestros límites y respetando los límites de los demás.

La propia palabra asertivo, de aserto, proviene del latín assertus y quiere decir “afirmación de la certeza de una cosa”; de ahí podemos deducir que una persona asertiva es aquella que afirma con certeza. La asertividad es un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos; derechos que así mismo conllevan una responsabilidad intrínseca.

El respecto, el pilar de la asertividad

En Inteligencia Emocional, cuando enseñamos esta materia siempre surgen muchas cuestiones, pues la mayoría de las personas creen ser asertivas, mas sin embargo, cuando profundizamos en el tema, se dan cuenta de lo lejos que estamos de afirmar con certeza, respetando y haciéndonos respetar. Entre otras cosas, uno de los motivos, es la confusión conceptual del respeto. Cuando decimos que lo que tu opinas lo respeto pero que estás equivocado, no estamos siendo respetuosos, quizá tolerantes, pero no respetuosos. El respeto va más allá; respetar es aceptar que la opinión de otra persona es tan valiosa como la tuya y que no está equivocada pues su opinión está basada en su experiencia. Solemos crear miles de conflictos interpersonales por no comprender ampliamente lo que significa respeto.

La forma en que nos comunicamos con los demás y con nosotros mismos, en última instancia determina la calidad de nuestras vidas.
Anthony Robbins

La asertividad está basada en el respeto como pilar clave y es por ello que es importante entenderlo en toda su dimensión. Es una conducta, un comportamiento, así como una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuyo fin es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

¿Cómo escucho lo que los demás dicen de mí?

Asertividad, relaciones intrapersonales

Otro de los pilares claves de la asertividad es justo la autoconfianza, una habilidad que desarrollamos a partir de nuestra autoimagen, es decir ¿qué pienso de mí?, ¿cómo me veo?, ¿cuál es mi dialogo interno? La respuesta a estas preguntas determina la imagen que me hago de mi mismo y determina considerablemente cómo escucho lo que los demás dicen de mí. Cuando sumo lo que pienso de mí mas la opinión de los demás, aparece la autoestima y condiciona mi autoconfianza. Como resultado final, esta autoestima y autoconfianza nos hace comportarnos de manera más o menos asertiva.

Somos seres lingüísticos y esta es nuestra gran diferencia con el resto de seres del planeta. Estas palabras que usamos para comunicarnos pueden ser usadas de manera que las conversaciones fluyan y creen escenarios grandes y llenos de posibilidades o al contrario, que nuestras palabras cierren todo tipo de posibilidades y sólo generen conflicto entre las personas.

Las relaciones interpersonales pueden ser una importante fuente de satisfacción si existe una comunicación abierta, clara y limpia, pero si esta comunicación es confusa, turbia o agresiva, suele originar problemas. Tener la capacidad de comunicarse de manera abierta, clara y limpia es una habilidad que puede ser aprendida e incorporada en tu manera de ser a través de un entrenamiento y uno de los componentes de esta comunicación es la asertividad.

Solemos crear miles de conflictos interpersonales por no comprender ampliamente lo que significa respeto.
Tuitea esto

Para ello, tenemos que ver y aceptar la realidad con la mayor objetividad posible, y para ello lo único que podemos hacer es hablar de hechos concretos y no de opiniones. Al mismo tiempo, debemos de aprender a tomar decisiones por voluntad propia, asumiendo que nos vamos a equivocar, pero aceptando los errores como proceso del aprendizaje y quitando de esta manera, la carga peyorativa que tiene la palabra error.

Debemos de aprender a usar nuestras capacidades personales con placer y mostrar aquello que sabemos hacer bien, ofreciendo de esta manera nuestros talentos a los demás. Desarrollar la capacidad de ser gentil y considerado, evitando así los comportamientos agresivos y madurando, desarrollándose y experimentando el éxito en todas sus dimensiones, sin sentirse mal o culpable por esto y permitiendo que otras personas experimenten su éxito, siendo participe de la creación de los espacios pata que esto ocurra.

Una persona asertiva usa sus palabras para comunicarse eficientemente, es decir, pide de manera clara y especifica, aceptando el derecho al veto por parte de la otra persona. Ofrece sin sentirse superior y presuntuoso. Promete y cumple y si no cumple, no necesita dar explicaciones, pues la justificación no entra en su vocabulario. Lo que si hace es avisar si no va a lograr cumplir lo que dijo que iba a hacer, es decir lo que prometió. Y por ultimo declara de manera poderosa, es decir agradece, perdona, expresa emociones sin miedo y pone los límites necesarios para no sentirse atacado y no experimenta culpa por ello.

Me gustaría hacerte cuatro preguntas para acabar esta reflexión. ¿Cuánto hace que no pides algo?, ¿Cuánto ofreces a los demás? ¿Qué promesas no has cumplido últimamente? Y ¿Qué estas declarando que quieres que pase en tu vida?

 


SOBRE EL AUTOR/A

Pepe Cabello

Empresario de vocación, me formé en habilidades comerciales a mis 20 años y dediqué años de mi vida a esta profesión, obteniendo grandes resultados. Fruto de esta experiencia me interesé por la Inteligencia Emocional y la PNL. Articulista habitual del Grupo Joly y colaborador semanal de cadena Cope. Fundador y CEO de Diamond Building.